Aplicación de la biometría en el sector turístico; datos y características biológicas de las personas

Por el 15 Marzo, 2017

Hoy en día el desarrollo tecnológico y los avances científicos de cualquier tipo albergan una gran probabilidad de acabar recalando en uno de los sectores de mayor relevancia y con mayor aplicabilidad transversal de la economía a nivel mundial, el turismo.

La industria turística se dibuja hoy como un campo oblicuo que, entre otros, ha sido capaz de hacer un hueco a significativos progresos tecnológicos como los dispositivos Wearable, la tecnología Blockchain, el Big Data y sus derivadas Small y Fast Data, la Inteligencia Artificial, el Inbound Marketing, etc.

Tendencia: tecnología biométrica

En el Congreso T4T celebrado la semana pasada en Barcelona, pudimos ver entre otras algunas de las tendencias que ya se están dando en nuestro sector. Nos centramos en este post en una de ellas, la biometría, una ciencia fundamentada en la medición y el análisis de datos o características biológicas de las personas.

Se trata de una ciencia con un largo recorrido histórico, cuyos orígenes se encuentran en el campo de la arqueología cuando en el siglo XVIII Franz Joseph Gall (1758-1828) analiza la antigüedad de los restos humanos a través de la frenología (estudio de la estructura del cráneo humano).

Actualmente los avances científicos y tecnológicos han llevado al proceso mucho más allá, hasta el punto de llegar a reconocer singularidades físicas e intransferibles de las personas como la voz, las huellas dactilares, el iris de los ojos, los patrones faciales, el ADN, las medidas de las manos o incluso la forma de andar de cada individuo a efectos de autenticación de identidades.

Estamos por tanto ante una manera de operar que en el mundo tecnológico y en concreto en términos de información y seguridad puede resultar esencial. Sus aplicaciones abarcan un gran número de funcionalidades específicas, desde la protección de ficheros electrónicos, el control horario, el acceso seguro a ordenadores hasta por ejemplo el control del acceso físico a determinados espacios restringidos.

Los sistemas biométricos incluyen un dispositivo de captación y un software biométrico que interpreta la muestra física y la transforma en una secuencia numérica. Se ha de tener en cuenta que en ningún caso se extrae la imagen de la huella o la grabación de un audio de voz, sino una secuencia de números que la representan.

Aplicación en el sector turístico

La principal utilidad de esta tecnología se halla en la identificación y autentificación de clientes en cualquier tipo de alojamiento turístico, restaurante, museo o espacio público. 

Existe una clara diferencia entre identificación y autentificación. En el primer caso, el sistema biométrico determina la identidad del cliente, y en el segundo la verifica. Desde un punto de vista matemático, la identificación sería una búsqueda de uno a muchos y la autentificación sería la confirmación y constatación de que la selección es correcta.

 

Si nos centramos en los alojamientos turísticos, entre las prácticas más comunes de autentificación encontramos las siguientes:

  • Apertura de puertas de habitaciones por parte del cliente. Por ejemplo, el cliente a través de su voz pide que se abra la puerta para acceder a la habitación.
  • Control de servicios extra consumidos por el cliente. Por ejemplo, el cliente desea cargar a su reserva el importe de la cena en el restaurante y utiliza su huella digital para verificación de su identidad.
  • Control de acceso y presencia, para control laboral. Por ejemplo, a través de cámaras con software biométrico incorporado se reconocen patrones faciales de los empleados.

 

Además, observamos como también en el mundo del marketing turístico se empiezan a utilizar sistemas biométricos con el objetivo principal de proporcionar un conocimiento más completo de los usuarios, incluso a nivel de preferencias emocionales. Estos desarrollos permiten definir patrones de consumo y mejorar propuestas, aunque debemos señalar también que si tenemos en cuenta el carácter invasivo, se cuestionan los derechos de privacidad de los clientes.

Según el proveedor tecnológico “las tecnologías de reSabre conocimiento de rostro y los sensores biométricos permitirán a las marcas personalizar las experiencias de los clientes en base a sus motivaciones profundas”.

Ejemplos más destacados en el sector hotelero:

  • El Kube Hotel París maneja un sistema de registro de huéspedes con huella dactilar, de tal modo que éstos pueden acceder a sus habitaciones simplemente apoyando su dedo en un dispositivo.
  • El Hotel Nine Zero de Boston utiliza tecnología biométrica para reconocer a los huéspedes que acceden a la suite principal: en este caso se los identifica mediante lectura de iris.
  • El Ushuaia Ibiza Beach Hotel registra las huellas dactilares de los clientes y, si alguno consumir cualquier servicio, sólo tendrá que colocar su dedo en el dispositivo para que el consumo se añada automáticamente a su cuenta.

Si deseas conocer más acerca de la tecnología biométrica y su aplicación en el sector turístico no dudes en contactarnos.

Referencias:
“La biometría para la identificación de las personas” – Francesc Serratosa
www.techtarget.com
www.homini.com
www.ex-cle.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *