¿Por qué se come tan bien en España?

Por el 13 Febrero, 2012

Habiendo viajado e incluso vivido en otros países (Argentina, Alemania, Polonia) y dado que mi trabajo me obliga a viajar por toda España casi todas las semanas, me atrevo a decir que en España se come muy muy bien. Y a buen precio.

En los últimos años España ha logrado un sólido posicionamiento como destino gastronómico, mejorando con ello

El gran invento del menú del díanuestra marca-país. Desde la perspectiva turística, España aparece en todas las listas como un país al que viajar por su comida, captando así visitantes interesados en conocer nuestra cultura a través de nuestra cocina. Yo mismo valoro un destino turístico, antes y después del viaje, en función de su calidad gastronómica: por la reputación de su cocina tradicional, por la existencia de restaurantes de referencia o por la oferta de productos típicos.

Habiendo viajado e incluso vivido en otros países (Argentina, Alemania, Polonia) y dado que mi trabajo me obliga a viajar por toda España casi todas las semanas, me atrevo a decir que en España se come muy muy bien. Y a buen precio.

¿Y por qué razones, en mi opinión, es la cocina española tan atractiva, variada e inolvidable? Aquí van algunas:

  • Por la variedad de paisajes, climas, entornos: España es, para los estándares europeos, un país relativamente grande. Tenemos una amplia variedad de climas, alturas, tipos de suelos, etc. España está bañada además por el océano Atlántico, el mar Mediterráneo, el mar Cantábrico…tenemos rías batidas por las olas, costas escarpadas, islas, aguas cálidas, frías, etc. Todo ello nos da una variedad impresionante de productos de la tierra y del mar. España tiene una gran despensa.
  • Por la riqueza del recetario regional: Cada comunidad autónoma, cada provincia, prácticamente cada pueblo tiene su plato típico que cultiva, potencia y trata de exportar.
  • El clima, y el peso de la familia y de los amigos favorecen el momento de compartir una comida, una copa de vino, unas tapas…
  • El fenómeno turístico también ha ayudado mucho. Los españoles viajamos principalmente por nuestro país, lo que ha favorecido la apertura de muchos negocios de restauración tradicional.
  • Por haber estado cerrados durante muchos años a influencias extranjeras. Esto, claro está, tiene pros y contras. Pero desde la perspectiva de la preservación de la cocina tradicional, ha podido generar un especial arraigo de los españoles a sus platos regionales.
  • Porque nos  cuesta probar cosas nuevas: No nos convence demasiado probar platos “raros”. Los restaurantes de cocina española, con todas sus variantes regionales, siguen siendo los favoritos y aguantan el tirón de otras cocinas tan internacionales como la italiana, china o mexicana.
  • Por el gran invento que es el menú del día: Nos permite comer a diario fuera de casa como si estuviéramos en la nuestra, a precios razonables y además, para los que viajamos, nos ayuda a conocer platos típicos de otras zonas.
  • La cocina es uno de los hobbies de casi todos los españoles, ya sea en la práctica o en la mera teoría: A la gran mayoría nos encanta ver programas de cocina, nos regalamos libros de recetas, o nos las intercambiamos con compañeros de trabajo.
  • Por nuestras sufridas y benditas madres, auténticas canalizadoras del patrimonio gastronómico español

Sin embargo, no todo son buenas noticias:

  • Internacionalmente somos poco conocidos todavía. Una de las cocinas más internacionales como es la italiana tiene miles y miles de “oficinas de promoción de lo italiano” a lo largo y ancho del mundo. Quizás sea más difícil exportar la cocina española al estar tan basada en el producto fresco, pero en este sentido tenemos un camino inimaginable por recorrer.
  • Estamos empezando a maltratar nuestra cocina, y con ello a nuestros comensales, sean nacionales o extranjeros. Esos pseudo-restaurantes de comida española, a precios exorbitantes, paellas recalentadas, tortillas de plástico…así solo logramos desprestigiar nuestra cocina y enfadar a nuestros turistas.
  • Estamos alejándonos de nuestra cocina, convergiendo con modelos globales. Las nuevas generaciones se están alejando de los platos típicos, del pescado, de la verdura, de la fruta…

Como resumen, podemos decir que el momento actual de la cocina española es esplendoroso, y su futuro aun más impresionante. Pero no nos durmamos en los laureles, queda aun mucho por hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *