Enoturismo en Francia

Por el 1 Noviembre, 2010

Como sabéis, desde la División de Turismo de Cegos llevamos tiempo desarrollando proyectos vinculados al turismo del vino, un nicho de mercado en franco crecimiento y que cuenta con unas buenas perspectivas de futuro.

A través de la cuenta Twitter de Vinoturismo, o lo que es lo mismo, Alicia Estrada, he tenido acceso a este interesante artículo de la revista francesa Tourmag en el que se habla sobre el turismo del vino en Francia. Hemos estimado de interés para todos los profesionales del enoturismo el presentar un resumen traducido del artículo. Vemos que los datos de nuestro país vecino se asemejan en algunos aspectos a la realidad nacional (reserva directa, prevalece el turismo nacional, predomina el turista híbrido que combina el enoturismo con otras actividades, elevado nivel de gasto…) Por el contrario, parece que la estancia media del turista del vino en Francia es muy superior a la nuestra. Los próximos informes del Observatorio Turístico de Rutas del Vino, que elaboramos desde Cegos para ACEVIN junto con los amigos de Dinamiza, nos permitirán realizar un análisis comparativo e incluso un benchmark en relación al turismo del vino en Francia, líder mundial en esta actividad turística.

Espero que sepáis disculpar nuestras carencias en la traducción…

TURISMO DEL VINO: 5 millones de bebedores franceses y 2.5 millones de extranjeros

¡…sin contar con las agencias de viaje!

El taller sobre turismo del vino ha tenido una gran afluencia. Organizado por Atout France (Oficina de Turismo Francesa), en colaboración con Turismo de Borgoña y la Asociación de Viticultores Independientes de Francia, ha demostrado, si se necesitaban pruebas, de que en Francia, el turismo relacionado con las viñas y el vino es algo serio. No es un nicho y siempre ha estado relacionado a la gastronomía, la tierra, tradiciones y vacaciones.

Algunos vinos han contribuido a la fama internacional de las regiones de Francia. La novedad es que este tipo de turismo allí se ha desarrollado, estructurado y cuenta con una oferta adaptada al mercado francés y extranjero.

Turismo del vino en Francia

Enfocado inicialmente en encuentros de los turistas o excursionistas con los viticultores, para poder catar, entender y comprar vino, el turismo del vino actualmente ha expandido su campo su campo de actividad considerablemente. Más allá de las llamadas “rutas del vino” y de las visitas a las bodegas, los castillos, museos de vino y viñedos adquieren un nuevo significado. Ya se asocia al turismo patrimonial y cultural;  y el descubrimiento económico: al turismo urbano, gracias a la degustación que se realiza en los  bares de vino. El propósito, no es otro que, agregar valor a los productores y los profesionales de la industria. Las regiones de Aquitania, Borgoña, Champaña-Ardenas, Languedoc-Rousillon, Provenza-Alpes-Côte d’Azur, el Ródano-Alpes, el Valle del Loira, son (en orden alfabético) las grandes embajadoras del enoturismo francés.

En un estudio (publicado en septiembre 2010) en colaboración con los 8 destinos de enoturismo francés y Atout Franceapporte, resultó que el turismo se beneficia de un fuerte simbolismo.

Un cliente varón y conocedor

Se observa un liderazgo francés, en un 61%. La mitad de los visitantes extranjeros son de los vecinos europeos belgas y británicos (incluyendo los irlandeses), le siguen los holandeses y alemanes. Sin embargo, existen grandes diferencias entre regiones. A pesar de que la región de Champaña tiene la tasa más alta de turismo internacional (63%), Aquitana y Borgoña, regiones de enoturismo clásico son frecuentadas por un 43% y un 45% de turismo internacional.

Dentro de la gran mayoría de los casos el enoturista es un consumidor conocedor de vinos. 75% de los turistas entrevistados ha dicho que son consumidores aficionados. Los novatos pertenecen a categorías socio-profesionales más altas.

Es mayormente de sexo masculino, (59% en turistas y 55% en excursionistas), un consumidor aficionado: las personas entrevistadas in situ afirman haber hecho más de 4 visitas de este tipo en los últimos 5 años. Las mujeres entrevistadas dicen que también están interesadas en el turismo del vino y lo asocian con una dimensión cultural.

El 93% de los clientes van sin intermediarios

Este turismo, excluyendo los excursionistas, ha evitado a las agencias de viaje y los turoperadores. Se distingue la baja tasa de intermediación. La gran mayoría de los clientes (93%) no utilizó los servicios de una agencia. Sin embargo, el 80% utilizó alojamiento comercial (hoteles, casas turísticas, bed & breakfasts), una tasa mucho más alta que la promedio del turista francés e internacional en Francia.

Más aún, el turismo del vino no es para visitantes de corta estancia.  Por tanto, en 5 de las 8 regiones estudiadas, Provenza-Alpes-Côte d’Azur, Languedoc-Roussillon, Aquitana, Alsacia y Ródano-Alpes están combinados con turismo de litoral, rural o de naturaleza o también con una visita a una región. Esto se vuelve en una visita de 9-12 días. Las regiones de Champaña, Borgoña y el Valle del Loira tienen visitantes con estadías más cortas.

Internet ha sido desplazado por el “Boca-Oreja”

La encuesta demuestra que los clientes se informan principalmente por el fenómeno “Boca-Oreja” (26%), por la notoriedad del lugar, la viña o el productor (23%) y por previo conocimiento del lugar (19%). Estas tres fuentes tienen más porcentaje que Internet (19%) y muestran que el visitante a la viña necesita alguien que le de pautas para su visita, que reafirme la accesibilidad de los lugares, y le asesore sobre que sitios descubrir. Las Oficinas de Turismo ocupan el último lugar con un 14%.

La encuesta de Atout France ha determinado diferentes tipos de consumidores.

  • Los conocedores: (40% del público encuestado) En búsqueda de las sensaciones que involucran la estética (belleza de los paisajes) y la gastronomía con el descubrimiento de sabores
  • Los clásicos: (24%) Quienes perciben el vino como el corazón de un patrimonio asociado al medioambiente, la historia, la arquitectura, la gastronomía…Para ellos, el vino no es la motivación esencial para vivir, sino una clave para descubrirla.
  • Los exploradores: (20%) Sienten que el vino es como una alquimia un poco misteriosa. Dentro de la práctica son los que buscan los pequeños secretos del vino y quieren iniciarse y aprender a degustar en la intimidad de las pequeñas bodegas. Quieren encontrar viticultores poco conocidos, les atrae el alojamiento en el centro de los viñedos. Generan los beneficios económicos más importantes para los viticultores y el turismo regional.
  • Finalmente los expertos: (16%), quienes consideran el vino como una esencia, un producto de saber cómo (know-how), conocimientos técnicos y un universo que tiene sus códigos, jerarquías, territorios y… expertos.

Beber o conducir, tiene que escoger…

El problema del transporte es muy importante. La posibilidad de beneficiarse de los autocares de excursiones o de caminar, ir en bicicletas son expectativas explicitas. La connotación de bus de “turismo masivo” hace que la clientela busque algo más de privacidad. Llamar a autocares para un número más pequeño de personas o un coche con un conductor son ideas que surgen.

Asociar el turismo del vino con la familia, es un poco difícil. El enoturismo es concebido sin niños. El estudio también revela que falta oferta intermediaria, en términos de precio y productos de calidad para la clase élite.

Los profesionales deben también asegurar un estándar de regularidad (respecto a los horarios), calidad y accesibilidad. Con esta intención, en diciembre del 2009, se lanzó la marca “Viñedos y Descubrimiento”. A cargo de los ministerios de Turismo y Agricultura por recomendación del Consejo Supremo del Turismo del Vino (CSO por sus siglas en francés).

Entre sus funciones, esta marca debe certificar aquellos destinos vitivinícolas que ofrezcan paquetes completos. Los aspirantes deben proponer uno o más socios en las áreas de alojamiento, catering, tours por las bodegas, descubrimiento de lugares de patrimonio, ya sea natural, cultural, etc. Las  mejores 10 marcas (43 en total) fueron presentadas el 14 de octubre, 2010 por Hervé Novelli.

El turismo del vino en cifras

En Francia se estima en 5 millones de franceses y 2.5 millones de extranjeros. Hay más de 10.000 bodegas turísticas y cerca de 12 millones de visitas (visitas entre 2008 y 2010. Los resultados parciales se obtuvieron de estudios realizados independientemente por algunas CRT. 31 museos y lugares relacionados al tema del vino fueron identificados. Cierran un año con casi 1 millón de visitantes. El gasto por visitante se valora en 203 euros, la mitad de los cuales se invierte en compra de vino. El resto se divide entre restaurantes, estadía y otros (tiendas del museo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

snustolla Il y a 6 años (23h17)

Por que no:)

Responder

manuel colmenero Il y a 5 años (13h52)

Estaba trabajando en una PAC de la UOC cuando me dado de bruces con este escrito Comparto con vosotros este enlace http://gastronomicum.ning.com/profiles/blog/show?id=2092980%3ABlogPost%3A19503&page=2#comments hay mas información que os puede aportar valor Y aqui encontraréis mas informacion http://www.slideshare.net/mcolmenero769/experiencia-ocio-vital Espero sea de vuestro agrado

Responder
    DavidMora

    DavidMora Il y a 5 años (10h05)

    Hola Manel, muchas gracias por tu comentario y por compartir la información. Un saludo, David Mora.